small hotel spain

Donde comer

Cenar en Cartajima y sus alrededores

En Los Castaños servimos cenas de tres platos, a la luz de las velas, la mayoría de las noches. Cocinamos según las reservas por lo que los huéspedes deberán solicitar, a la hora del desayuno, cenar esa noche. Nuestro enfoque culinario se basa en los sabores del Mediterráneo occidental, españoles y marroquíes, utilizando productos locales.

Hemos recibido muchos cumplidos por nuestra comida. Un comentario reciente decía “la comida riquísima… maravillosa, maravillosa… Le daría una estrella Michelin… o dos”

Este es un gran elogio pero no me gustaría que tuvierais una idea equivocada. Por favor, no vengáis con la idea de que os vamos a servir pequeñas raciones al estilo Michelín. Mi comida es fresca y al estilo de la zona, sencilla y nutritiva. Muchos de mis huéspedes son gente enérgica y, ¡un par de bocados de algo cubierto de espuma no les convendría en absoluto!

Cartajima tiene una de las mejores ventas de la zona. Casa Amalia ofrece una excelente y sencilla comida. Cabe destacar que el hijo de los dueños de este local tiene la determinación de convertirse en uno de los mejores cocineros de España.

En la plaza de la iglesia se encuentra el bar del pueblo, cuyo propietario es Salvador – este establecimiento es el centro de la vida del pueblo – donde podrá conocer a la gente de aquí, observar los incomprensibles juegos de cartas y disfrutar de las buenas tapas.

A más distancia, en otros pueblos del Alto Genal, Júzcar ofrece otra escena de pueblo con mucho movimiento. Antonio, siempre sonriente, sirve un menú del día a buen precio. En Alpandeire está Casa Grande, la cual reservamos para ocasiones especiales. John dice que la ternera que sirven es inigualable y yo adoro el carpaccio de langostinos. Jesús y Rosa son unos anfitriones muy agradables y su lista de vinos es impresionante.

Ronda es un destino turístico con mucho movimiento y podemos asesorarle sobre qué evitar y los restaurantes que nos gustan:

Almocobar, en el Barrio San Francisco – en buena parte aún por descubrir por los turistas – es un establecimiento estupendo. Pequeño, por lo que podría resultar difícil conseguir una mesa, pero podemos ayudarle en este propósito. Solía estar lleno de humo, sin embargo con las nuevas leyes españolas, esto ya ha dejado de ser un problema. En la misma zona está el Predicatorio, que debe tener las mejores vistas de Ronda y las sillas de patio más cómodas que jamás haya experimentado. La Cuadra es un lugar puramente español – nunca hemos comido mal en este sitio y podemos recomendarlo de corazón. Sus aceitunas fritas son una sorpresa inesperada. Nuestros huéspedes elogian el Bar Mateus, que probablemente tenga la mejor ensaladilla rusa y habitas con jamón. A menudo vamos a la Venta El Mirador a tomar unas sabrosas tapas.